Noticias

Reflexión desde Pastoral

“¡Terrible es la muerte!, 

pero ¡cuán apetecible es también la vida del otro mundo, 

a la que Dios nos llama”! (San francisco de Asís) 

Muchas personas en este tiempo de pandemia  podrán preguntarse ¿dónde está Dios?, ¿dónde está Dios en medio de la pandemia?, ¿dónde está Dios en medio de la muerte?, ¿dónde está Dios en las dificultades en el trabajo, en el colegio, en la familia, en la sociedad, en el mundo y  en mi vida?,  ¿dónde está Dios?. Y Dios nos responde: estoy a tu lado. Estoy en cada uno de estos gestos de amor y cariño que he recibido, estoy en cada uno de gesto de solidaridad, que están entregando,  estoy en cada momento en que tú has sido una buena noticias para los demás. Por eso la  fe y la esperanza en Dios, es la fuerza interior que tenemos cada uno y cada una de nosotros para poder enfrentar esta cuarentena. La fe es el Don de Dios para mí, para tener paciencia. La fe es que nos ayude en estos tiempos difíciles para comprender muchas cosas en la vida y en la familia, y es por eso que no perdemos la fe.  Jesucristo nos dice: cada vez que hacemos un gesto de cariño, un gesto de ternura, de respeto, de acogida a la familia, al vecino, al compañero de trabajo, o a alguien que sufre, lo estamos haciendo a Dios, y él sabe el momento en que nos premiará y nos colmará de sus bendiciones. 

Hemos llegado a Julio, es el mes de la Virgen del Carmen, especialmente el 16 es un día importante, ya que celebramos  la fiesta  de la Patrona y Reina de Chile. ¿Por qué es tan importante la presencia de la Virgen María?, porque ella es la madre que acompaña, que alienta, que protege a los soldados chilenos en el combate y ella que ayudó a ganar la batalla contra el enemigo, hasta llegar ser un  país independiente. La Virgen del Carmen, como madre nos acompaña a cada uno de nosotros hoy, ella nos ayuda a ganar la batalla de la lucha contra COVID-19, ella ha estado siempre para recordarnos que sepamos escuchar, amar y seguir  a su Hijo Jesús, porque él es nuestro Protector y Salvador.  ¿ A qué nos invita Jesús que hagamos en este tiempo de pandemia?. Sin duda Jesús nos invita a hacer un cambio de mentalidad,  cambio forma de vivir, cambió la forma de amar como Jesús ama y cambió el relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con Dios.  Si no hay cambio en nosotros es porque no aprendimos nada durante este tiempo de crisis por la pandemia de coronavirus. Hoy con la Virgen del Carmen, Madre y Patrona de Chile  miramos con fe, esperanza y caridad hacia la vida futura. 

Saludos y bendiciones para cada uno de ustedes 

Paz y bien

Pastoral